Perdieron 195 juegos en los últimos dos años y en el receso invernal se desprendieron Denard Span y Ben Revere, dos jardineros titulares llamados a ser pilares del equipo.

No espere mucho los Mellizos de Minnesota esta temporada.

Los Mellizos solían desafiar a las grandes potencias de la división Central de la Liga Americana pese a una modesta nómina y a un vetusto estadio bajo techo. Seis veces ganaron el título de la división entre 2002 y 2010.

La característica de esos equipos era su pitcheo. Disponían de brazos como el del zurdo venezolano Johan Santana, ganador de un par de premios Cy Young antes de ser transferido a los Mets de Nueva York tras la campaña de 2007. Esos lanzadores tiraban strikes.

Pero a partir del 2010 su cuerpo de lanzadores sufrió una debacle total y fueron el equipo con más derrotas tanto en 2011 (99) como en la pasada campaña (96).

Quedaron últimos en las mayores en aperturas de calidad y fueron la novena que menos ponches cosechó. Su promedio de carreras limpias permitidas fue de 5.40, el peor de la Americana en 2012.

Decididos a reforzar el cuerpo de lanzadores, dejaron ir a Span y Revere.

Revere, quien el año pasado se robó 40 bases en 124 juegos, fue enviado a los Filis de Filadelfia por el derecho Trevor May y Vance Morley. Span pasó a los Nacionales de Washington a cambio de Alex Meyer. Pero tanto May como Meyer aún no están para lanzar en las mayores.

Se pueden mencionar otros factores que han conspirado para el hundimiento de los Mellizos. Hicieron una serie de canjes desastrosos y varios prospectos defraudaron, pero nada se acerca al mermado aporte ofensivo de Joe Mauer y Justin Morneau.

Desde la inauguración en 2010 del estadio Target Field, al aire libre, el catcher Mauer no puede conectar batazos a la calle.

Su promedio al bate ha sido un robusto .315 en los tres últimos tres años, pero Mauer apenas disparó 22 cuadrangulares en ese lapso. Esto no es lo que se espera de alguien con un contrato de ocho años y 180 millones de dólares, que abarca hasta 2018.

El inicialista Morneau, el Jugador Más Valioso de la liga en 2006, ha promediado 95 juegos por campaña desde 2010 tras verse afectado por conmociones cerebrales.

La campaña encuentra al piloto Ron Gardenhire en el último año de su contrato, o mejor dicho en la cuerda floja.

Piloto de los Mellizos desde 2002, Gardenhire sostiene que la situación contractual no le afectará: "No puedo hacer mucho al respecto, no sirve de nada preocuparse".

Mientras esperan a los prospectos, el zurdo Scott Diamond es el único integrante de la rotación del año pasado que sigue en el equipo. Morley, Kevin Correia y Mike Pelfrey llegan procedentes de equipos de la Liga Nacional.

Worley tuvo un mal año con Filadelfia, Correia fue relegado al bullpen en Pittsburgh y Pelfrey se perdió casi toda la campaña con los Mets por una operación en el codo.

El dominicano Samuel Deduno, Nick Blackburn, Cole De Vries y Liam Hendriks se peleaban la otra plaza. Rich Harden, quien en Oakland se proyectaba como un as hasta que las lesiones le frenaron, es otra opción tras firmar un contrato de ligas de menores.

Luego de pasar un par de años como preparador, Glen Perkins quedó de cerrador en 2012 tras la lesión de Matt Capps y ahora es el dueño de la asignación.

La ofensiva depende de un Mauer de vuelta al nivel de sus campañas previas a 2010 y un Mornaeu curado de sus dolencias. También cuentan con Josh Willingham, el jardinero izquierdo que fijó marcas personales el año pasado, incluyendo 35 jonrones.

El novato Aaron Hicks tomará el lugar dejado por Revere como jardinero central y primero al bate. Si no da la talla, Darin Mastroianni es la otra opción. El resto de la alineación está cargada de gente de segundo rango: el campocorto dominicano Pedro Florimón, el jardinero derecho Chris Parmelee, el segunda base Jamey Carroll, el antesalista Trevor Plouffe y el designado Ryan Doumit.

"Podemos anotar carreras. La cuestión radica en que los juegos sean reñidos", dijo Gardenhire.

___

Eric Núñez está en Twitter como http://www.twitter.com/EricNunezAP