Jimi Hendrix lo grabó todo. Y ahora, más de 40 años después de su muerte, sus admiradores finalmente lo podrán escuchar.

"People, Hell & Angels", lanzado el martes, es el último disco de estudio con material inédito de Hendrix, según Eddie Kramer, el ingeniero que grabó la mayoría de la música de Hendrix en su breve y espectacular carrera. El disco corona cuatro décadas de lanzamientos póstumos de un artista cuyo legado se mantiene tan vibrante y vital como al momento de su deceso.

"Jimi usaba el estudio como un espacio para ensayar", dijo Kramer. "Es una forma cara de hacer las cosas, pero gracias a Dios que lo hizo así".

Las 12 piezas de "People, Hell & Angels" se grabaron entre 1968 y 1969 después de que la banda Jimi Hendrix Experience se desintegrara. Lo acompañaron múltiples músicos que se fueron rotando, como Buddy Miles y Billy Cox, que conformaron brevemente el grupo de Hendrix Band of Gypsies. Incluso Stephen Stills, integrante de Buffalo Springfield, se apareció para tocar el bajo en una pieza.

Eran tiempos difíciles para Hendrix, pues sus proyectos económicos y creativos se enredaron y él se refugió en el estudio en busca de inspiración.

"Jimi usó ese tiempo en el estudio para experimentar, para improvisar, para para ensayar y usar ese estilo de grabación ensayo-improvisación le permitió probar a diferentes músicos en diferentes líneas y fondos, porque representaban un reto musical para él", dijo Kramer. "Quería escuchar música expresada con diferentes músicos que pudieran darle un enfoque diferente. Y como parte de esta curva de aprendizaje lo que surgió fue la banda con la que tocó en Woodstock en el 69, ese conciertito por ahí en la colina".

Muchas de las canciones ya se han escuchado en distintas formas o versiones, pero la música en el disco es más funky que sus piezas más conocidas. Suenan cornetas por aquí y por allá. Es un filósofo cósmico montado en un ritmo terrenal en "Somewhere". Es un intérprete de blues envuelto en un poco de esa niebla púrpura en "Hear My Train a Comin'''. Reta a un saxofón en una lucha campal en "Let Me Move You". Luego canaliza a James Brown en "Mojo Man" y termina el disco como cerrando un club nocturno en un callejón obscuro con "Villanova Junction Blues".

Hendrix murió poco después de hacer la última de estas grabaciones. Se había separado de sus músicos y estaba trabajando nuevamente con los de Experience cuando falleció por asfixia en septiembre de 1970, a los 27 años.

El lanzamiento del disco se programó en coincidencia con su 70 natalicio. En los 43 años que han pasado desde su muerte, sigue siendo una figura de la cultura popular estadounidense del mismo modo que Elvis Presley o Johnny Cash.

Su música ha inspirado a jóvenes guitarristas que han abordado y redescubierto su obra interminablemente. Los gustos y sonidos cambian, pero Hendrix sigue presente.

Quizá es porque estaba muy adelantado a su tiempo y aún no terminamos de entenderlo.

"Era un guerrero psicodélico", dijo Luther Dickinson, guitarrista y cantante nominado al Grammy de la banda North Mississippi Allstars. "Fue una de esas fuerzas que impulsaron la evolución. Tumbaba puertas y nos metía el futuro en los oídos".

"Como compositor, tenía eso que tiene Billy Gibbons (de ZZ Top) y algunos tipos de hoy como Dan Auerbach o Jack White", añadió Dickinson. "Ellos tienen la habilidad de tomar un ritmo clásico de blues y convertirlo en un gancho popular. Hendrix tenía eso y también escribió algunas de las melodías de guitarra más hermosas. Sus baladas son incomparables. Obviamente aprendió mucho de Curtis Mayfield y la música R&B, pero lo llevó mucho más allá".

El lado emotivo de Hendrix que se aprecia en clásicos como "Castles Made of Sand" y "The Wind Cries Mary", con toques de R&B, también inspiró al joven músico británico Michael Kiwanuka, hijo de inmigrantes de Uganda que quedó igualmente encantado con el pelo de Hendrix.

"Nunca había visto a un afroestadounidense, un descendiente de africanos, tocando rock", dijo Kiwanuka. "Cada vez que veía a un músico negro era de R&B, así que nunca había visto a alguien tocar guitarra eléctrica de un modo que fuera africano. Eso me inspiró".

"People, Hell & Angels" podrá ser su último álbum de estudio, pero no lo último que escuchemos de Hendrix. El actor Andre Benjamin tiene previsto encarnarlo en una película biográfica escrita y dirigida por John Ridley.

"Tenemos en la bóveda una cantidad enorme de conciertos en vivo grabados", dijo Kramer. "Muchos también se filmaron, así que prepárense a ver en los próximos años presentaciones fabulosas, una de las cuales ya mezclé. Estamos esperando la fecha de lanzamiento, sólo Dios sabe, pero en algún momento habrá un montón de material increíble".

___

Chirs Talbott está en Twitter como http://twitter.com/Chris_Talbott