Un terremoto de fuerza moderada registrado en el suroeste de China el domingo provocó el derrumbe de cientos de viviendas y dejó al menos 30 heridos.

La oficina de sismos de la provincia de Yunnan dijo que tres de los heridos se encontraban en estado grave.

Según la agencia noticiosa oficial Xinhua, 2.500 viviendas sufrieron daños y 700 se derrumbaron.

El sismo de magnitud 5.5 se produjo a 51 kilómetros de la ciudad de Dali y a una profundidad de 33 kilómetros, según el Servicio Geológico de Estados Unidos.