En un ambiente enrarecido, el Chelsea derrotó hoy al West Bromwich (1-0) con un tanto de Demba Ba y se agarró a la tercera posición de la tabla, si bien el foco de atención del encuentro fue el entrenador español del cuadro de Londres, Rafa Benítez, enfrentado a una parte de su afición.

Pocos días después de haber mostrado públicamente su frustración por la situación que vive en el banquillo, el choque en Stamford Bridge se presentaba como una dura prueba para el técnico madrileño, que tras la victoria de hoy parece ser todavía el blanco de las iras de los seguidores.

A Benítez, sin embargo, no le suele temblar el pulso, y tras dejar a John Terry y Fernando Torres sin la titularidad, el ariete Demba Ba, sustituto del delantero español, le justificó en su decisión al anotar el único tanto del encuentro.

Desde que llegó a Londres el 21 de noviembre, el español ha sufrido los abucheos de sus propios aficionados, que no le perdonan su pasado como técnico del Liverpool, y ha visto como el club le colgaba la etiqueta de "interino", lo que ha minado su autoridad dentro de un vestuario tradicionalmente difícil de manejar.

Cuando aún no se habían apagado los ecos de los ofensivos cánticos que habitualmente le dedica a Benítez una parte de la grada, un remate de Oscar a pase de Ba, salvado por el meta Ben Foster, casi abrió el marcador para los "blues".

Lo intentó después Juan Mata, en el que fue su partido número cien con el Chelsea, pero su volea se fue desviada, y el español, muy activo volvió a crear peligro tras poner un balón en la cabeza de Oscar, que no acertó con la portería rival.

Dominantes, los locales siguieron teniendo oportunidades a través de las botas de Ba y Oscar, muy activos, pero faltos de puntería, igual que Eden Hazard, lo que una da idea de que el resultado debería haber sido más amplio.

El gol local llegó a los 28 minutos, después de que un tiro libre lanzado por David Luiz fuera rechazado por la barrera a córner, que fue sacado en corto por Oscar.

Su centro al área fue rematado por Luiz lejos del alcance de Foster, quien fuera de lugar fue batido por Ba.

Durante la segunda mitad, el West Bromwich disfrutó de más posesión, pero le faltó agresividad, a pesar de la introducción a la hora de juego de Peter Odemwingie por Marc-Antoine Fortune.

A la contra, el Chelsea seguía desaprovechando sus oportunidades para despegarse definitivamente en el marcador, con Oscar como protagonista de dos claras ocasiones desbaratadas por Foster, el mejor de los "baggies".

Como castigo, los "blues" sufrieron al final del encuentro. El empate pudo llegar de una precisa falta lanzada por Odemwingie, que Petr Cech, no obstante, logró despejar a córner.

El meta checo hizo de nuevo gala de sus reflejos después, cuando un cabezazo de su defensa César Azpilicueta casi se cuela en la portería, un tanto que podría haber puesto fin a la aventura de Benítez en Londres.