El plato fuerte llegó en la noche de jueves al 54to Festival Internacional de la Canción de Viña del Mar, cuando el público de la Quinta Vergara recibió al músico inglés Elton John con una sonora ovación.

El británico de 65 años ganador de seis premios Grammy y un Oscar, llegó el jueves a tierras andinas con toneladas en equipo y su propio piano para abrir la quinta noche del festival más importante de Latinoamérica.

El público, conocido como "el monstruo" por su fama de devorar artistas, disfrutó con la gran estrella del festival. Desenvuelto y lleno de carisma, el otrora amigo de la princesa Diana llenó de encanto las galerías de Viña con clásicos como "Bitch", "Tiny Dancer", "Rocket Man", "Don't let the sun go down on me" y "Saturday night's alright for fighting", entre otros temas.

Con más de 40 años de trayectoria y 250 millones de discos vendidos, Sir Elton John, fue por demás exigente con los organizadores: aunque se rehusó a dialogar con la prensa, repartió sonrisas y saludos al momento de tomar el escenario y supo generar un ambiente íntimo.

El natural de Pinner, en Middlesex, pasó por ritmos como rock, blues y pop. Temas como "Daniel" y "Sacrifice" supieron endulzar los oídos de la audiencia.

El momento emotivo de la noche vino con "Candles in the Wing", canción que John compuso especialmente para despedir a la princesa Diana.

Fueron 80 minutos de concierto.

Reacio a todo contacto, los organizadores tuvieron que explicar al equipo del músico la dinámica del festival y sobre todo las interrupciones que se despliegan en la entrega de galardones.

Mientras que el pianista y compositor se recluyó en su casa rodante montada junto a la Quinta Vergara, sus promotores y staff solicitaron a los encargados del certamen que el inglés tuviera mínima interacción con los animadores y que los premios se entregaran en un único corte del espectáculo y casi al final de la presentación. La misma estrategia había utilizado el británico Sting en 2011.

Transcurrida una hora de recital, la española Eva Gómez y el chileno Rafael Araneda, subieron al escenario para escuchar el clamor del "monstruo" que le entregó a Sir John todos los premios posibles: Antorcha de Plata, Antorcha de Oro, Gaviota de Plata y Gaviota de Oro.

Con reverencias hacia las tribunas el músico agradeció: "Desde el corazón de este caballero inglés, les agradezco el cariño brindado. Es increíble estar aquí y tocando para este público. Nunca olvidaré esta noche ¡Gracias Chile!".

Finalizado el show, Elton John se retiró raudo y veloz para emprender viaje a Buenos Aires y continuar con su gira sudamericana que incluye visitas a Uruguay y Brasil.

El humor estuvo a cargo de Memo Bunke que junto a su escudero, Juan Vivian, pisó por cuarta vez la Quinta Vergara y tuvo la difícil tarea de arrancar las sonrisas de un público que reclamaba por más de Elton John. Tras un comienzo tenso y plagado de silbidos, Bunke supo revertir la tendencia gracias a sus rutinas musicales, chistes y monólogos.

La noche musical continuó con la presentación del cantante, productor y compositor gibraltareño Albert Hammond que regresó a la Quinta tras sus participaciones en 1978 y 1998. Para cerrar, la fiesta estuvo asegurada con el grupo chileno de cumbia la Sonora de Tommy Rey. Liderados por Patricio Zúñiga, brindaron un show plagado de los éxitos de sus más de 15 discos lanzados en 30 años de carrera.

La competencia de este año, dividida en las categorías "folclórica" e "internacional", incluye representantes de Chile, Argentina, Perú, Bolivia, Colombia y Honduras para la primera, mientras que artistas de Estados Unidos, Islandia, Italia, Chile, Panamá y Venezuela participarán en la segunda.

El festival, de seis días de duración, tiene un cartel que incluye a figuras como Jonas Brothers, Maná, Gloria Trevi, Miguel Bosé, Albert Hammond, Daddy Yankee, Romeo Santos y Los Auténticos Decadentes, entre otros.

_____

El periodista de The Associated Press Javier Cardenal Taján contribuyó con este despacho desde Buenos Aires.