La campaña para destituir al jefe de la policía en el condado Maricopa, Arizona, no cesará a pesar de que los partidarios de Joe Arpaio amenazaron con emprender acción legal, dijo el jueves el líder de la iniciativa.

William James Fisher dijo que partidarios de Arpaio no le han enviado la carta de cese y desistimiento que dijeron que enviarían cuando amenazaron con emprender acción legal si el esfuerzo no cesaba para el próximo sábado.

Los partidarios de Arpaio aseguran que el esfuerzo es inconstitucional, mientras que los organizadores dicen que el alguacil se ha dedicado más a la aplicación de las leyes contra los migrantes que a otras prioridades de la policía.

Los organizadores de la campaña tienen hasta el 30 de mayo para entregar una petición válida con firmas de más de 335.000 electores.

Larry Klayman, abogado de los defensores de Arpaio, no ha respondido a los llamados para comentar al respecto.