Dos turistas estadounidenses que habían sido dados por desaparecidos en Perú aparecieron el viernes sanos y sonrientes después de pasar días navegando por un río en la selva.

Los californianos Garrett Hand, y su novia, Jamie Neal, de 25 años, que realizan un viaje en bicicleta por Sudamérica, fueron encontrados hace dos días en la región Loreto poco antes de llegar al puesto fronterizo Cabo Pantoja, en el río Napo, cuando navegaban con rumbo a Ecuador. Policías y marinos los alcanzaron en el río y les proporcionaron teléfonos para que se comunicaran con sus familias, que los daban por desaparecidos desde fines de enero.

A pedido del ministerio de Comercio Exterior y Turismo, que asumió junto con la Policía Nacional su búsqueda, Hand y Neal aceptaron regresar a Lima para dar cuenta de su experiencia y desmentir la información errónea sobre su supuesta desaparición.

"Nos sentimos definitivamente tristes porque no pudimos hacer lo que habíamos planeado, que era cruzar la frontera en la Amazonia e ir a Cuenca, Ecuador, era algo que realmente queríamos lograr... pero entendimos que era muy importante que nosotros cooperáramos porque había algo importante pasando", dijo Hand a la AP.

En conferencia de prensa previa, Hand contó que no se sintieron en peligro en ningún momento de su viaje, y que aparentemente ideas preconcebidas sobre supuestos potenciales peligros en Perú influenciaron en generar una preocupación, a su parecer excesiva, de su familia. A mediados de febrero, la embajada de Estados Unidos en Lima emitió un alerta a sus ciudadanos sobre la posibilidad de secuestros en la región de Cusco, en la que justamente los jóvenes habían estado antes de dejar de comunicarse con sus familiares.

"No era la primera vez que no había hablado con mi familia por cuatro o cinco semanas, pero porque estoy en Perú, pienso que la gente tiene la impresión equivocada, sobretodo en esta época moderna. Estoy muy contento que mi familia estuvo dispuesta a buscarme a mí y a mi novia, realmente me hace sentir querido", dijo.

Sin embargo, agregó "creo que ellos reaccionaron demasiado rápido" con la denuncia.

La familia del muchacho apareció en un programa de gran sintonía en su país denunciando su supuesta desaparición y además abrió una página en Facebook justificando su preocupación porque Hand había dejado de comunicarse abruptamente, no había vuelto a colgar fotos en Internet, y su tarjeta de crédito no registraba ninguna transacción durante más de un mes.

Hand explicó que se encontraban en zonas donde no había señal telefónica ni de Internet, y que había perdido su tarjeta de crédito. Dijo que en tanto, usó la tarjeta de crédito de Neal, pero ambas familias no tenían ningún contacto entre ellas.

Los jóvenes dijeron que partirán el sábado hacia Quito, Ecuador.

Perú es muy sensible a las noticias referidas a la seguridad de los turistas por el temor de que se vea afectado el flujo de visitantes extranjeros, que el año pasado ascendió a 2,8 millones, y que generó ingresos por más de 3.200 millones de dólares.

El viernes la prensa divulgó información sobre la muerte de un ciudadano alemán, identificado como Rudolph Hilmer, de 50 años, quien viajaba por una región de la selva norte de Perú en bicicleta. El cuerpo del extranjero apareció baleado en el tórax y no tenía consigo objetos personales de valor por lo que la policía presume que fue asaltado. Las autoridades del gobierno no se han pronunciado sobre este hecho.

Hace unas semanas una joven finlandesa fue violada en la ciudad norteña de Trujillo.