Líderes de las pandillas suscribieron el martes un pacto para declarar al puerto turístico más importante del país, como un municipio libre de violencia, mientras pobladores expresaban su desconfianza.

"Como MS (Mara Salvatrucha) nos comprometemos que el Puerto de La Libertad sea un municipio de paz", dijo Francisco Alexander Martínez, uno de los líderes de la pandilla local que por años han aterrorizado a pobladores y turistas.

"Nosotros estamos de acuerdo en contribuir a un mejor Puerto La Libertad, estamos en la disposición de ayudar y por nuestra parte vamos a colaborar", agregó José Raúl Sola, de la pandilla Barrio 18.

Martínez también se dirigió a los pobladores congregados en el parque central del Puerto, para pedirles que no les teman más y permitirles insertarse en la sociedad.

"Mucha gente por el miedo que nos tiene, nos han permitido dialogar, pero quiero decirles que venimos con la idea de hacer amigos", manifestó el pandillero.

El Puerto La Libertad, se convirtió así en el quinto municipio en incorporarse a la segunda fase de la tregua entre las maras en El Salvador, donde los pandilleros se han comprometido a trabajarán para convertir a la próspera ciudad en un "municipio libre de violencia".

Pero los pobladores recibieron la noticia con desconfianza y señalaron que las pandillas siguen extorsionados a los empresarios, comerciantes y transportistas.

"Yo no les creo, tienen mucho por hacer, ojalá dejan de matar y ojalá dejen las extorsiones. La verdad es que la gente les tiene miedo", dijo a la AP Eulogio Crespín, un pequeño comerciante de la zona.

"No sé qué pueda pasar, pero estos son malos ", agregó.

María, una mujer que tiene una pequeña venta de frutas en la zona, dijo que "yo quiero creerles, mire, cómo sería este puerto sin pandillas matando, sin pandillas robando y quitándole el dinero a los trabajadores, sería bonito", agrego.

Las extorsiones, que ellos denominan "la renta", son temas pendientes entre los pandilleros y los llamados facilitadores de la tregua entre las pandillas.

Cuando se registraban al menos 14 muertes violentas al día, los líderes de las pandillas MS13 y Barrio 18, acordaron en la primera semana de marzo de 2012, una tregua para bajar la cifra de muertes violentas que a la fecha llega a 6,5 homicidios.

La tregua entre las maras o pandillas, se alcanzó con la intermediación del obispo castrense y policial, monseñor Fabio Colindres y del ex guerrillero Raúl Mijango, en representación de la sociedad civil.

Colindres que presidió la mesa que de personalidades que apoyan la tregua, dijo que llegaba con un renovado entusiasmo "convencido que todo esfuerzo por la paz jamás será un esfuerzo inútil".

"Hoy no somos el mismo país que hace 14 meses, este proceso nos ha dado la oportunidad de salvar la vida de más de 2.500 salvadoreños", afirmó.

El obispo manifestó que "hasta hoy ha sido pecado mortal hablar de reinserción de un pandillero", pero reiteró que seguirá trabajando en ese camino ya que "hay más de 70.000 pandilleros, hombres y mujeres, buscando una oportunidad".

El Puerto La Libertad, ubicado en el océano Pacifico, a unos 30 kilómetros al sur de la capital, tiene una población de unos 40.000 habitantes y es uno de los destinos más atractivos nivel mundial para los amantes de las olas, ya que está rodeado de hermosas playas, y muchas de estas son ideales para practicar deportes como el surfing.