El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que no se puede "discriminar a las parejas del mismo sexo en lo que respecta al matrimonio", al defender la decisión de su Gobierno de pedir al Tribunal Supremo que permita que el matrimonio homosexual vuelva a ser legal en California.

El principio de la igualdad "debe ser aplicado a todo el mundo" en Estados Unidos, subrayó Obama en una comparecencia en la Casa Blanca.