La presidenta brasileña, Dilma Rousseff, inauguró hoy el Museo de Arte de Río (MAR), un espacio cultural integrado en el proyecto de revitalización de la zona portuaria que busca poner a punto la ciudad antes de los Juegos Olímpicos de 2016.

Rousseff consideró que apostar por museos es una demostración de que Brasil progresa y de que este tipo de acontecimientos hacen que las personas perciban que "un país evoluciona" y que se transforma "en un país de clase media" donde además de superar la pobreza también se apuesta por la ciencia, la tecnología y la cultura.

"Yo creo que ese museo es un paso de Brasil en esa dirección", declaró la presidenta, según un comunicado oficial.

Rousseff dijo que el museo, que dispone de un acervo de más de 900 obras, presentará el alma y la historia de Brasil a los turistas extranjeros que visitan la ciudad y a los brasileños.

El MAR dispone de una colección de arte propio, pero dará gran importancia a las exposiciones temporales y tiene como sede un conjunto arquitectónico compuesto por una edificación histórica y otra modernista unidas por una cobertura de cemento de 1.700 metros cuadrados en forma de ola marina.

El complejo de 15.000 metros cuadrados con ocho salas de exposiciones en cuatro pisos está ubicado en la Plaza Mauá, la principal referencia del puerto de Río de Janeiro, y a pocos metros del lugar en el que se construye el Museo del Mañana, un proyecto del arquitecto español Santiago Calatrava.