La Policía Internacional (Interpol) cooperará en la implementación del Programa Regional de Seguridad Fronteriza en América Central, que es financiado por la Unión Europea (UE), informó hoy en San Salvador una fuente oficial.

La Interpol brindará asistencia técnica y asesoramiento mediante un "contrato de subvención" suscrito el pasado miércoles, de acuerdo con un comunicado del Sistema de la Integración Centroamericana (SICA), con sede en la capital salvadoreña.

Añadió que el contrato, cuyo montó no precisó, "propiciará el establecimiento de un protocolo que defina los procedimientos de acceso e intercambio de información entre los servicios de Migración, Aduana y Policía para la conectividad de los puestos fronterizos a la base de datos de Interpol", en cada país del SICA.

Además, la Interpol aportará "la asesoría de expertos en sistemas de información de alta seguridad, así como la respectiva asistencia técnica", añadió.

El documento fue firmado en San Salvador por el director ejecutivo de Gestión de los Recursos de Interpol, Laurent Grosse; el jefe de la Cooperación Regional de la UE, Jesús del Barrio, y el director de Seguridad Democrática del SICA, Erich Vilchez, señaló a Efe una fuente de este organismo.

Según el comunicado, el Programa Regional de Seguridad Fronteriza en América Central es financiado por la UE, por un monto tampoco precisado, y "busca contribuir a la integración a través del apoyo a la implementación de la Estrategia de Seguridad de Centroamérica y la reducción de los niveles de inseguridad ciudadana" en la región.

El programa involucra a las autoridades de Migración, Aduana y Policía de los países del SICA, integrado por Belice, Costa Rica, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Panamá y República Dominicana.

La Estrategia de Seguridad de Centroamérica contempla una veintena de programas y proyectos encaminados a combatir la criminalidad en la región, para cuya ejecución la comunidad internacional se comprometió a aportar unos 2.000 millones de dólares en una conferencia celebrada en 2011 en Guatemala.