El secretario ejecutivo de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), Emilio Álvarez Icaza, celebró hoy que el Gobierno de México haya reconocido que 26.121 personas están desaparecidas en el país, al considerar que es un "primer paso" para resolver el problema.

"Es lo que uno espera. A los Estados les pasa como a las personas: si no reconocen los problemas, no tienen capacidad de enfrentarlos", dijo en rueda de prensa el titular de la CIDH.

El Gobierno de Enrique Peña Nieto desclasificó el martes un registro elaborado por el anterior Ejecutivo, el de Felipe Calderón, entre diciembre de 2006 y noviembre de 2012, que se había mantenido secreto y que revela la alta cifra de personas "no localizadas" o "extraviadas".

"Cuando un Estado tiene una problemática, primero hay una negación, y hasta que no lo reconoce no puede empezar a resolverlo", consideró Álvarez.

"El hecho de que el Estado mexicano reconozca este problema es de extraordinaria importancia", agregó el sociólogo mexicano, que fue presidente de la Comisión de Derechos Humanos del Distrito Federal mexicano (CDHDF).

Álvarez Icaza presentó hoy el calendario del 147 periodo de sesiones de la CIDH, que celebrará audiencias públicas entre el 11 y el 16 de marzo.

Precisamente, una de las audiencias públicas de ese último día tratará sobre las "desapariciones forzadas en las Américas", y contará con la presencia de varias organizaciones mexicanas así como colombianas.

"Es una gran coalición de organizaciones que va a argumentar que las desapariciones forzadas no son una práctica exclusiva de las dictaduras", explicó Álvarez. "Y nos interesa tomar nota, porque las desapariciones forzadas son violaciones de lesa humanidad", agregó.