Un incendio forestal que carbonizó un remolque y dejó sin electricidad a casi 2.000 residentes del sur de California estaba contenido el viernes en un 30%, al tiempo que los bomberos batallaban para rodearlo antes de que los vientos cobrasen fuerza.

El siniestro de 80 hectáreas (200 acres) estalló el jueves en la cuenca del río Santa Ana y se extendió al vecindario de Jurupa Valley en el condado Riverside.

En su punto álgido, el fuego derribó cables del tendido eléctrico y afectó un área residencial cercana, lo que motivó una exhortación a efectuar evacuaciones voluntarias. Esa orden fue levantada y el servicio eléctrico restaurado el viernes por la mañana, dijeron funcionarios de bomberos del condado.

Las llamas comenzaron entre arbustos y palmas secas en la cuenca del río, pero 200 bomberos, ayudados por helicópteros, lo habían limitado mayormente a unas cuantas áreas para el viernes por la mañana, pero algunas palmas secas continuaban incendiándose ocasionalmente.

Aunque los vientos estaban en calma por la mañana, el Servicio Meteorológico Nacional pronosticaba un clima seco con ráfagas de hasta 55 kilómetros por hora (35 millas por hora) hasta el final de la tarde.

El jueves, un remolque estacionado en el patio de una casa se incendió a unos 400 metros (un cuarto de milla) del fuego en un barrio donde volaban ascuas, pero los bomberos dijeron que no podían determinar de inmediato si esas brasas lo causaron.

No se reportaron heridos.