El Programa Mundial de Alimentos (PAM) informó hoy de la reapertura del corredor humanitario de Nasib, en la frontera entre Jordania y el sur de Siria, que permitirá el reparto de 374 toneladas de comida en 15 camiones para asistir a unas 370.000 personas.

"Es la primera vez que el PAM ha sido capaz de usar esta ruta desde el pasado mes de diciembre porque la inseguridad supuso un gran riesgo para el paso de los camiones con comida. Este convoy es esencial para completar el ciclo de distribución del mes de febrero, que pretende alcanzar a 1,75 millones de personas", aseguró en rueda de prensa la portavoz del PAM, Elisabeth Byrs.

El PAM también está distribuyendo productos no alimenticios y ya ha contribuido al transporte de cientos de toneladas de mantas, suministros médicos, ropa y utensilios de cocina, entre otros.

La agencia de la ONU ha ofrecido asistencia alimentaria de emergencia a más de 1,5 millones de personas por mes desde septiembre de 2012 en las 14 provincias sirias, gracias a la labor de distribución de unos 400 camiones mensuales y en un contexto de inseguridad.

Entre algunos de los desafíos que el PAM ha tenido que afrontar se encuentra el ataque a unos de sus almacenes en el noreste de Damasco, que fue alcanzado por un mortero en pasado 9 de febrero.

"El personal del PAM fue capaz de alcanzar esta semana el almacén y recuperar unas 750 toneladas de comida para llevarlas a otro almacén en el sur de la capital, pero unas 1.300 toneladas no se han podido recuperar por el deterioro de la seguridad en la zona", señaló la portavoz.

Además, Byrs manifestó que los ataques a los camiones con los que distribuyen la ayuda humanitaria han aumentado en los últimos meses.

"Desde octubre, el PAM han contabilizado 12 ataques, incluyendo robos y confiscaciones por parte de grupos armados", expresó.

En ese sentido, Byrs agregó que en la mayoría de las ocasiones lograron recuperar la comida tras la negociaciones con terceras partes, pero que los camioneros rechazan cada vez con más frecuencia conducir en algunas carreteras o repartir comida en zonas peligrosas.

"Para poder aumentar nuestras operaciones y alcanzar a 2,5 millones de personas mensualmente a partir de abril, el PAM necesita 526 millones de dólares (unos 403,6 millones de euros) hasta diciembre de 2013", dijo Byrs.

El PAM ha recibido hasta el momento 173 millones de dólares (132,7 millones de euros), pero necesita de forma urgente otros 353 millones (270,8 millones de euros) para continuar su reparto de ayuda alimentaria esencial para aquellos afectados por el conflicto.

Con respecto a los refugiados en países vecinos, el PAM está respondiendo a las necesidades de aquellos que están cruzando las fronteras para alcanzar Irak, Jordania, Líbano, Turquía y Egipto .

"Estamos aumentando nuestras operaciones para alcanzar a unos 795.000 refugiados en junio y asistir al cada vez mayor número de refugiados registrados por el ACNUR que se espera que supere el millón en las próximas semanas", sentenció.