El ministro iraquí de Finanzas, Rafea al Isaui, anunció hoy su dimisión ante miles de manifestantes suníes en la ciudad de Ramadi, capital de la provincia occidental de Al Anbar, en protesta por la política del Gobierno del primer ministro, el chií Nuri al Maliki.

"Anuncio mi dimisión de un Ejecutivo que no respeta a los líderes iraquíes ni a los hijos del pueblo iraquí, y que pone en juego la unidad del país y de sus clanes", afirmó Al Isaui.

Desde hace dos meses, Irak es escenario de protestas en las provincias de mayoría suní, que se desencadenaron tras la detención el pasado 20 de diciembre de varios guardaespaldas de Al Isaui, integrante de la coalición opositora Al Iraqiya.