El etíope Abraham Kabta Katla, de 26 años, ganó hoy el políticamente controvertido Maratón de Jerusalén, que completó en un tiempo de 2h.19:52, lo que marca un nuevo récord en el trazado de 42,195 kilómetros que atraviesa la parte palestina de la ciudad, ocupada por Israel desde 1967.

Kabta se impuso a los alrededor de 20.000 participantes y dobló su premio al marcar un nuevo récord en la tercera edición de esta carrera, informó el diario digital israelí Ynet.

Además del maratón, con un recorrido plagado de cuestas, se han celebrado también un media maratón, una carrera de diez kilómetros, una carrera popular de 4,2 kilómetros y otra de 800 metros, que han obligado a cortar el tráfico en buena parte de la ciudad desde primera hora de la mañana, especialmente en las calles del centro.

El trazado del maratón incluye tramos en Jerusalén Oriental, la parte ocupada, que la comunidad internacional no reconoce como territorio israelí y en la que los palestinos quieren establecer la capital de su estado.

Por ello, las autoridades y principales instituciones deportivas palestinas han pedido el boicot a la competición, al entender que esta legitima la ocupación israelí de la parte oriental de la ciudad, que Israel se anexionó en 1980 con una ley que ningún país reconoce.

El Consejo para la Juventud y los Deportes de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), junto con el Comité Olímpico Palestino y la Federación de Atletismo Palestina, llamaron esta semana a todos los participantes y patrocinadores a no participar para "no convertirse en cómplices para tapar los graves abusos de derechos humanos de Israel en su ocupación del Estado de Palestina".

"Este maratón es parte de otras políticas israelíes y prácticas en Jerusalén que tienen como objetivo ejercer control israelí sobre la ciudad ocupada y aislarla del resto de Palestina", aseguran los organismos en un comunicado.

Para la OLP, "patrocinar o participar en el maratón implica reconocer y participar activamente en la anexión ilegal de Israel y sus políticas racistas en Jerusalén".

Palestina pidió a la marca deportiva New Balance y a la hotelera Crown Plaza que retirasen su patrocinio, algo que ninguna de las dos marcas hizo.

El maratón se celebra poco después de que se conozca un informe de los jefes de misiones diplomáticas europeas presentado recientemente a Bruselas en el que advierten que "Israel está perpetuando la anexión ilegal de Jerusalén Este".