La familia de una adolescente que dice que su escuela en el sur de Texas la castigó por negarse a recitar el juramento de fidelidad a la bandera mexicana presentó una demanda en la que argumenta que se violaron sus derechos constitucionales.

De acuerdo con el texto judicial, Brenda Brinsdon era estudiante de segundo año de secundaria en 2011 cuando su profesor le pidió a los estudiantes que se pusieran de pie para recitar el juramento a la bandera de México y cantaran el himno nacional de ese país.

En el documento se afirma que el maestro y el director de la escuela intentaron "coaccionar" a Brinsdon cuando declinó participar en el acto. La demanda fue presentada el miércoles en McAllen.

Mark May, portavoz del distrito escolar de McAllen, dijo el jueves que la clase efectuaba una "tarea de sensibilización cultural". Indicó que todos los días los estudiantes rinden juramento a las banderas de Estados Unidos y Texas, y no se les ordena que lo hagan respecto a las de otras naciones.