La Armada Nacional de Colombia reforzó hoy su presencia en las aguas que rodean el archipiélago de San Andrés, centro de un litigio con Nicaragua saldado por el Tribunal de La Haya, con el envío de cinco nuevas embarcaciones de reacción rápida cuyo propósito es "mantener la soberanía histórica".

El ministro colombiano de Defensa, Juan Carlos Pinzón, hizo entrega de las naves al capitán Samuel May Corpus, de la Estación de Guardacostas de San Andrés, al que remarcó, ante los periodistas, que el objetivo es "garantizar así los derechos históricos de los colombianos".

"La orden del presidente (Juan Manuel) Santos es mantener presencia constante de la Fuerza Pública en todos los rincones del país y garantizar así los derechos históricos de los colombianos", afirmó Pinzón.

El ministro explicó que "las Fuerzas Militares y la Policía Nacional están para servir a los intereses de los ciudadanos, para defender los derechos que la Constitución establece para todos los colombianos y para mantener la soberanía histórica de nuestro país".

Esta mayor presencia de la Armada en esas aguas caribeñas sigue a la decisión adoptada el pasado noviembre por la Corte Internacional de Justicia (CIJ) de entregar a Nicaragua unos 70.000 kilómetros cuadrados de mar que hasta entonces Colombia consideraba suyos.

El fallo del tribunal se dio tras décadas de litigio entre los dos países en torno a esas aguas y sus islas, ubicadas a 190 kilómetros de las costas de Nicaragua y a 775 de la Colombia continental.

Aquella decisión, contraria a los intereses de Colombia, llevó al Gobierno del presidente Santos a anunciar su retirada del Pacto de Bogotá, por el que los países firmantes reconocen la jurisdicción de la CIJ.

El ministro de Defensa explicó hoy en San Andrés que cada una de las cinco naves interceptoras de reacción rápidas enviadas a San Andrés servirán para efectuar operaciones de registro, control y apoyo a las fragatas.

Esas embarcaciones son tripuladas por siete hombres y están dotadas de dos ametralladoras 5,50 y una 'punto 50', agregó.

Con esta decisión, el Gobierno fortalece la Estación de Guardacostas que funciona en San Andrés desde noviembre pasado, cuando se conoció el fallo de la CIJ.

Pinzón anunció que, además, se pondrá en marcha una nueva Estación de Guardacostas en la vecina isla de Providencia, la segunda mayor del archipiélago, "la cual permitirá un mayor respaldo a los pescadores colombianos", apuntó.

Esos efectivos se suman, según el ministro, a tres unidades navales mayores: las patrulleras Padilla, Caldas y 20 de Julio, ya en la zona.

Por último, el titular de Defensa anunció que en los próximos meses se unirán otros 20 patrulleros y 50 unidades interceptoras de reacción rápida.

"Todo este esfuerzo pretende apoyar el trabajo y proteger los derechos de todos los colombianos que navegan por los mares de nuestro país", concluyó Pinzón durante su visita a San Andrés.