La presidenta Cristina Fernández advirtió el viernes sobre las graves implicaciones mundiales de un eventual fallo contra Argentina de parte de una Corte de Apelaciones de Nueva York ante una demanda iniciada por acreedores.

"Esta situación de Argentina es un caso testigo no solamente económico y financiero sino político. Si el mundo, si los principales países del G20, van a permitir que un puñado que puede cabernos en una mano, arruine a todo el mundo, con millones de desocupados... Eso está en juego hoy en el mundo", dijo Fernández en la inauguración del período de sesiones ordinarias del Congreso.

Una Corte de Apelaciones de Nueva York debe pronunciarse próximamente sobre la demanda que ciertos acreedores de bonos incumplidos, a los que Fernández llama "fondos buitres", le inició a la Argentina por 1.300 millones de dólares. Este grupo no se adhirió a los dos canjes de deuda con una importante quita que ofreció Argentina tras declarar en 2001 la cesación de pagos de la deuda externa por más de 100.000 millones de dólares.

Fernández reiteró que no está dispuesta a pagarle a ese grupo de bonistas lo que reclaman porque estaría cometiendo un delito y estafando a los acreedores que sí aceptaron la quita.

"Lo peor de todo es que de triunfar esta postura absurda de un 7 por ciento, Argentina volvería a quebrar", sostuvo.

Fernández también formuló ante el Congreso una fuerte defensa de la gestión económica de la última década justo en momentos en que aumenta el riesgo país y se desploman las acciones de empresas argentinas ante la incertidumbre por el fallo de una Corte de Apelaciones de Nueva York.

"Desarrollo y crecimiento son las dos palabras que mejor sintetizan estos diez años", sostuvo la mandataria.

El 25 de mayo se cumplirán diez años de kirchnerismo en el poder, que abarcan también el periodo que gobernó el fenecido esposo de Fernández, Néstor Kirchner.

"Ha sido el período de crecimiento económico más sostenido en nuestros 200 años de historia... Esta ha sido una década ganada por todos los argentinos. No lo digo en términos electorales sino en términos de recuperación social", destacó la presidenta.

La bolsa de Buenos Aires caía el viernes 2,12%, mientras el riesgo país se elevaba más del 10% ante la incertidumbre sobre el futuro de la economía argentina.