Los crímenes violentos en Venezuela representan uno de los retos más complejos que enfrenta el gobierno del presidente Hugo Chávez, declaró el jueves el vicepresidente Nicolás Maduro, quien destacó que en cinco estados y Caracas se produjeron casi 10.000 homicidios o 60% del total registrado en el país.

Maduro, sin mencionar cifras totales, indicó que "''en seis entidades (estados) del país se concentran 60% de los fallecidos por homicidios".

Enumeró que a la cabeza de la lista figura el estado central de Miranda con "2.596 (homicidios), Carabobo en segundo lugar con 1.851, Distrito Capital (Caracas), 1.743, Zulia 1.471, Aragua 1.068 (y) Lara 998 ". No mencionó las cifras de los restantes 17 estados.

"Esas son las cifras macabras de un mal que tiene la sociedad y que se sembró profundo", comentó en un discurso televisado en la Asamblea Nacional, donde el tren ministerial del presidente Chávez entregó su Memoria y Cuenta del 2012.

"Tenemos que ir al rescate de los niños, de los jóvenes que sienten que tener una pistola y tener droga es válido para vivir, que meterle un balazo en la cabeza a cualquiera es parte de su adrenalina vital", añadió

El gobierno de Chávez, quien libra una lucha prolongada con un cáncer pélvico del que no ha dado detalles públicamente, no ha dado a conocer estadísticas completas de homicidios del año pasado.

"Tenemos que parar la máquina de jóvenes que se incorporan a la criminalidad, a la inseguridad y la droga", expresó el vicepresidente, quien atribuye el auge delictivo a que la sociedad venezolana está contaminada "por los valores más podridos del capitalismo", entre los que citó "la ambición desmedida".

"Tenemos que parar la fábrica de jóvenes que se incorporan a la droga, a la criminalidad y de la violencia".

A mediados del 2012, el entonces ministro de Interior y Justicia y ahora gobernador electo del estado Aragua, Tareck El Aissami, anunció que la tasa de homicidios del 2011 fue de 50 por cada 100.000 habitantes, lo que coloca a Venezuela como uno de los países más violentos de América Latina. Eso es casi lo mismo que los 48 por cada 100.000 habitantes que había informado anteriormente para el año 2010.

Los secuestros, robos a mano armada y asesinatos son frecuentes en Venezuela, donde la población considera a la criminalidad como el problema más grave del país, según estudios de opinión.

En años recientes, el gobierno de Chávez ha tomado medidas que incluyen la creación de una policía nacional, pero no han sido suficientes para contener los crímenes violentos.

Al analizar las causas del repunte de la criminalidad, la organización no gubernamental Observatorio Venezolano de Violencia (OVV) ha dicho que la falta de una "política de control sostenido" de la delincuencia, el "quiebre institucional" y el "aumento de la impunidad" han favorecido el auge delictivo en Venezuela.