La Agencia Estadounidense para el Desarrollo (Usaid) se mostró hoy optimista sobre su futuro en Ecuador, pese a que el presidente Rafael Correa amenazó hace meses con expulsarla del país si no cumple unas directrices estrictas.

En declaraciones a Efe, el administrador adjunto para Latinoamérica en Usaid, Mark Feierstein, aseguró que la respuesta que están recibiendo sus programas es "muy positiva" y le da motivos para ser optimista ante la posibilidad de permanecer en el país.

"Creo que los funcionarios del Gobierno con los que estamos trabajando reciben de una forma muy positiva lo que estamos haciendo allí", dijo Feierstein tras participar en una audiencia del subcomité para Latinoamérica en la Cámara de Representantes de EE.UU.

En junio de 2012, Correa advirtió de la posible expulsión del país de la agencia de cooperación estadounidense, debido a su supuesta financiación de organizaciones no gubernamentales "que hacen oposición" política.

Correa se refería a los 4,3 millones de dólares que Usaid invierte en su Proyecto de Fortalecimiento Democrático, y que según Estados Unidos se invierten en organizaciones que promueven la democracia y el fortalecimiento de la libertad de expresión, pero no en partidos políticos.

Feierstein subrayó que el Gobierno ecuatoriano ve con buenos ojos sus proyectos sobre el medio ambiente y cambio climático, a los que Usaid dedica la mayor parte de sus fondos en Ecuador, unos 14 millones de dólares.

"Tenemos muy buenas relaciones con varios ministerios en Ecuador, tenemos muy buenos programas en varias comunidades y yo creo que el pueblo ecuatoriano recibe con mucho apoyo lo que estamos haciendo allá por ejemplo en términos de medio ambiente. Creo que, a nivel de los programas, (nuestro futuro) va a ser muy positivo", concluyó.