Sao Paulo sufrió para revertir un marcador adverso y derrotar en su casa por 2-1 a The Strongest de Bolivia, que resultó un hueso más duro de roer de lo que esperaba el conjunto brasileño en duelo de la Copa Libertadores.

El defensa argentino Marcos Barrera puso a The Strongest al frente del marcador a los 20 minutos, cuando mejor jugaba Sao Paulo, mientras que Osvaldo igualó a los 43 y Luis Fabiano consiguió el gol de la victoria para los locales a los 80 minutos.

El técnico de Sao Paulo, Ney Franco, mandó un equipo agresivo al campo con tres hombres en punta: Luis Fabiano, Aloisio y Osvaldo, que asediaron sin tregua los predios del arquero boliviano Daniel Vaca.

Sin embargo, lo que en los albores del partido se vislumbraba como una masacre de los brasileños sobre los bolivianos, acabó con equilibrio en el marcador e incluso en las acciones.

Los "Tigres" de Bolivia plantearon un esquema que privilegió la defensa y el contragolpe, con el paraguayo Ernesto Cristaldo como candado en el medio campo y lanzador de los hombres en punta del conjunto aurinegro.

El gol boliviano causó desconcierto en las filas del Sao Paulo, que tuvo dificultades para retomar su juego ofensivo y marcar el gol del empate, hasta que la anotación de Osvaldo devolvió la calma a los locales.

Para el segundo tiempo, Sao Paulo envió al campo al talentoso volante Paulo Henrique Ganso en busca de una genialidad que le diera ventaja al equipo de casa. Ganso tomó el control del medio campo paulista y a los 80 minutos sirvió en bandeja el tanto de Luis Fabiano que definió el partido.

Hinchas del conjunto boliviano desplegaron una manta con la leyenda "Paz entre hermanos. Eterno Kevin", un homenaje al joven Kevin Espada, muerto la semana pasada a los 14 años cuando aficionados del Corinthians brasileño lanzaron una bengala que causó la muerte del menor durante un partido de la Libertadores contra el San José boliviano.