Repsol registró un beneficio neto de 2.060 millones de euros el pasado año, un 6,1 % menos que en 2011, debido a la menor valoración de los inventarios y al impacto de la nacionalización de YPF por parte del Gobierno argentino en abril de 2012.