El general de división Fabián Narváez solicitó hoy su "disponibilidad" (retiro del ejercicio activo) del Ejército de Ecuador, según informó esa institución, lo que supone la segunda baja en la alta cúpula de la Fuerza Terrestre en menos de quince días.

El miércoles de la semana pasada, el entonces comandante general de Ejército, Marco Aurelio Vera, también renunció al cargo y fue reemplazado por el general Jorge Peña.

En un comunicado emitido hoy, la Fuerza Terrestre informó de que Narváez solicitó su paso al retiro "por motivos estrictamente personales", aunque algunos medios de información han advertido de un supuesto malestar en la alta cúpula de las Fuerzas Armadas.

Ello por las declaraciones del anterior comandante del Ejército, que expresó públicamente su desacuerdo con el proceso de ascenso al grado de generales de tres coroneles que, supuestamente, no reunieron las calificaciones necesarias para su promoción.

La renuncia de Narváez, dice el texto del Ejército, "no está relacionada con el proceso de ascenso de los tres señores coroneles", del que se quejó el anterior comandante.

Se refiere a los coroneles Nicolás Gortaire, José Luis Castillo y Oswaldo Moreno, el primero de ellos concuñado del jefe del Comando Conjunto de las Fuerzas Armadas, Leonardo Barreiro, según la prensa.

El comunicado de la Fuerza Terrestre sostiene que esa rama de las Fuerzas Armadas del país "se mantiene férreamente cohesionada y cumpliendo con las misiones asignadas en forma normal".

El Ministerio de Defensa no se ha pronunciado aún sobre la salida de Narváez y aún analiza el proceso de ascenso de los tres coroneles.