Los cerca de 3.000 profesores de la universidad más grandes de República Dominicana comenzaron el jueves una huelga por tiempo indefinido en demanda de incremento salarial y otras reivindicaciones laborales.

Mateo Aquino, rector de la academia, aseguró en conferencia de prensa que el 85% de los docentes firmó el jueves su asistencia, pero las aulas lucían vacías y pocos estudiantes acudieron al campus central en Santo Domingo.

Con más de 185.000 alumnos en su sede central y en sus 15 campus regionales, la Universidad Autónoma de Santo Domingo es la mayor institución de educación superior del país y la única pública.

Ismael Peralta, presidente de la asociación de profesores, insistió que la huelga se mantendrá hasta que el rector y el consejo universitario cumplan con las peticiones de mejoras laborales.

De forma original, los profesores exigían un incremento de 20% a sus salarios, que oscilan entre 980 y 1.714 dólares al mes, así como la cobertura total de los servicios de salud, incluido los gastos de farmacia, atención de odontología y pensiones.

Los profesores también exigen readecuación de la escala salarial y que el gobierno ceda a la casa de estudios la administración del reinaugurado hospital de oncología en el campus universitario central.

Las autoridades académicas ofrecieron el lunes un aumento de sueldos del 10% en marzo y 5% en abril. La asociación de profesores aceptó el monto, pero exige que se aplique el 15% de forma conjunta en marzo.

De forma previa a la huelga por tiempo indefino y como forma de presionar a las autoridades académicas, los profesores habían realizado este año dos paros de labores de 24 y 72 horas respectivamente.

Peralta insiste que los salarios de los profesores apenas alcanza para cubrir la canasta familiar, estimada según el Banco Central en 620 dólares al mes, además de que la inflación acumulada desde 2008, cuando se ajustaron los sueldos, es del 34,10%.

"Profesores luchen, pero no paren la docencia", decía una manta ubicada el jueves en una de las entradas del campus central y firmada por el grupo de alumnos Frente Estudiantil de Liberación Amín Abel.