Los países de la Unión Europea (UE) acordaron hoy la creación de una "garantía juvenil", una iniciativa que establece que todos los europeos menores de 26 años deben tener acceso a un trabajo, formación o prácticas en un plazo máximo de 4 meses tras terminar sus estudios o quedar desempleados.

La medida fue respaldada hoy por los Estados miembros en el Consejo de Empleo y Asuntos Sociales de la UE celebrado en Bruselas, según anunció su presidenta de turno y ministra irlandesa de esa cartera, Joan Burton, al concluir el debate público.

"Esperamos que esto sea una vía para ayudar a los jóvenes europeos a tener un futuro mejor", afirmó Burton, que añadió que la iniciativa "demuestra el compromiso de la UE con el empleo" y con dicho grupo de población.

Los Veintisiete alcanzaron un acuerdo político sobre la recomendación para tomar las medidas destinadas a aplicar la garantía, según la cual todos los menores de 26 años deben recibir una oferta de empleo, formación o prácticas en un plazo máximo de cuatro meses tras terminar sus estudios o quedar desempleados.

A partir de 2014, cada país deberá desarrollar acciones concretas para que todos los jóvenes accedan a estas oportunidades, y para ello podrá optar a fondos comunitarios que se distribuirán en función de la situación del empleo juvenil en cada país.

La financiación de las medidas nacionales provendrá de los fondos sociales y de cohesión de la UE, así como de una nueva partida presupuestaria comunitaria de 6.000 millones de euros para el período 2014-2020, destinada a acciones específicas de empleo juvenil y apoyada por los Veintisiete en la última cumbre europea.

El comisario europeo de Empleo, Laszlo Andor, expresó su satisfacción por la luz verde de los Veintisiete a la iniciativa "dadas las cifras récord de jóvenes desempleados" e instó a los Gobiernos a tomar "medidas urgentes para que sea una realidad".