El presidente de Francia, François Hollande, dijo que hoy, en sus conversaciones con su colega ruso, Vladímir Putin, hablará, entre otros temas, sobre los derechos humanos.

"Francia es el país de los derechos humanos. Consideramos que en todas partes debemos debatir estos asuntos", dijo Hollande en una entrevista emitida hoy por la radio Eco de Moscú.

Al mismo tiempo, el mandatario francés subrayó que su país procura debatir estas cuestiones con sus socios extranjeros en un clima amigable.

Hollande, que realiza su primera visita a Moscú en calidad de jefe de Estado, abordara con Putin temas de relaciones bilaterales y los principales problemas de la actualidad internacional, en particular la situación en Siria.

Tras constatar las diferencias en la posturas de Moscú y París frente al conflicto en Siria, el mandatario francés expresó su esperanza de que en sus conversaciones con el jefe del Kremlin pueda establecerse un diálogo sobre "el traspaso del poder" en el país árabe.

Hollande señaló que Francia, al igual que otros países, aboga por la dimisión del presidente sirio, Bachar al Asad.

"Todos vemos que la oposición siria se amplía, gana cada vez más legitimidad y asume parte de la responsabilidad por el futuro del país. Y esta oposición no puede contemplar un diálogo con Bachar al Asad", dijo.

Admitió que en conflicto sirio no tiene solución militar y que los plazos de arreglo del conflicto "dependerán en mucho de la posición del presidente Putin".

En las conversaciones ruso-francesas se abordarán diversos aspectos de la cooperación económica entre los dos países, con énfasis en los ámbitos comercial, energético y de alta tecnologías.

Francia ocupa el duodécimo lugar entre los socios comerciales de Rusia, con intercambios que el año pasado totalizaron 24.300 millones de dólares.