El exdictador haitiano Jean-Claude Duvalier compareció el jueves ante un tribunal después de desatender tres citaciones anteriores para una audiencia que determinará si debe ser acusado de abusos a los derechos humanos durante su régimen brutal de 1971-1986.

Decenas de partidarios lo vivaron cuando Duvalier apareció vestido de traje azul marino y corbata gris para sentarse frente al panel de tres jueces. Junto a él se sentaron sus abogados y su compañera, que no se quitó sus gafas oscuras durante el procedimiento.

Quienes buscan juzgar a Duvalier sonrieron cuando lo vieron llegar finalmente a la audiencia, y algunos aplaudieron.

Reed Brody, abogado y vocero de Human Rights Watch, dijo que la sesión "es una importante victoria para las víctimas de Duvalier, que nunca abandonaron la esperanza de verlo ante la justicia, y para el pueblo haitiano que tiene derecho a saber qué ocurrió durante el período oscuro de la dictadura de Duvalier".

La audiencia comenzó con argumentaciones legales de procedimiento. Los abogados de Duvalier solicitaron una audiencia a puertas cerradas, que los jueces aceptaron. Pero la audiencia todavía seguía ventilándose públicamente a primera hora de la tarde del jueves.

El caluroso tribunal estaba repleto de periodistas, observadores y partidarios de Duvalier. Pero el público se mantuvo en calma, al contrario que en las audiencias anteriores a las que no asistió, que fueron estridentes.

El exdictador conocido como "Baby Doc" había ignorado la citación judicial tres veces.

El caso Duvalier pareció desvanecerse hasta que en enero pasó al Tribunal de Apelaciones. Un juez de un tribunal de menor instancia había fallado en enero del 2012 que Duvalier solo debía enfrentar cargos de supuestos delitos financieros.

Duvalier regresó a Haití a principios del 2011 después de pasar 25 años en el exilio. Durante ese exilio no formuló muchas declaraciones, con la excepción de un mensaje radial en septiembre del 2007 en el que se disculpó por las irregularidades durante su gobierno e instó a sus partidarios a apoyar su partido político minoritario.