El papa Benedicto XVI, el primer pontífice que renuncia en 600 años, ha dejado el Vaticano para residir en el palacio Castel Gandolfo, en la localidad situada en las colinas del sur de Roma, donde ha pasado sus vacaciones de verano leyendo y escribiendo. Ante la aclamación de la multitud, Benedicto se presentó en el balcón del palacio veraniego y dijo que sentía feliz de estar "rodeado por la belleza de la creación".

A continuación una serie de fotografías de los últimos momentos de Benedicto como papa y en la residencia de descanso papal de Castel Gandolfo.