El presidente del Banco Mundial (BM), Jim Yong Kim, viajará a Brasil entre del 4 al 6 de marzo, donde se verá con la mandataria Dilma Rousseff y visitará proyectos en Río de Janeiro y Bahía, indicó hoy el organismo internacional.

Se trata de la primera reunión oficial entre Rousseff y Kim, que tomó posesión frente al organismo internacional en julio de 2012.

"Estoy impresionado con el progreso económico y social alcanzado por Brasil en la última década. Brasil ha estado al frente de la combinación de políticas económicas sanas con oportunidades para los más vulnerables de los que millones de personas se han beneficiado", indicó el presidente del organismo internacional en una nota de prensa.

Kim también se reunirá con el ministro de Finanzas, Guido Mantega y el presidente del Banco de Desarrollo de Brasil (BNDES), Luis Coutinho.

"A la vez que compartimos los logros de Brasil con el resto del mundo, estamos también orgullos de colaborar para superar los actuales desafíos en educación, salud y prosperidad compartida", agregó el comunicado.

La primera parada del viaje, el 4 marzo, será en Salvador de Bahía donde realizará un recorrido por el proyecto de mejora urbana en la comunidad de São Bartolomeu y el Hospital do Subúrbio, que cuenta con respaldo financiero del organismo internacional.

Al día siguiente, se trasladará a Brasilia, sede del Gobierno brasileño, donde lanzará junto a las autoridades y Naciones Unidas la "Iniciativa de Innovación y Conocimiento" con la meta de erradicar la extrema pobreza y la prosperidad compartida, y se reunirá con miembros del gabinete.

Por último, concluirá su visita el 6 de marzo en Río de Janeiro, donde visitará el Centro de Gestión de Control de Riesgos de Desastre Municipal y se reunirá con el alcalde Eduardo Paes y el gobernador Sergio Cabral.

El Banco Mundial valoró los esfuerzos de Brasil, a quien considera un "socio estratégico", para sacar a más de 20 millones de personas de la pobreza y destacó "su creciente rol en el desarrollo global".

En la actualidad, el organismo internacional tiene más de 60 proyectos en activo en Brasil, tanto a nivel municipal como estatal y nacional, y ha concedido una media de 3.300 millones de dólares en préstamos al año al país suramericano en los últimos tres años.