El Getafe intentará ante el Zaragoza mantener intacto su sueño europeo con una victoria que mantenga viva su buena racha de resultados y su escalada hacia los puestos nobles de la clasificación.

Pero no espera que su rival le ponga fáciles las cosas, porque al Zaragoza empieza a pesarle en exceso el lastre de haber consumido más de dos meses sin sumar de tres en tres puntos y en su visita a la localidad madrileña espera dejar una buena parte de ese lastre.

El Getafe de Luis García vive uno de los mejores momentos de la temporada. Ha ganado tres de los últimos cuatro partidos que ha disputado y suma seis puntos consecutivos tras sus victorias ante Celta de Vigo y Mallorca.

Precisamente, contra el cuadro balear rompió la pasada jornada una racha de tres meses sin ganar a domicilio. Esos tres puntos elevaron al Getafe hasta la novena plaza y, pese a estar a cinco puntos de los puestos de Liga Europa, la moral de los jugadores azulones es alta después de romper una serie de encuentros erráticos fuera del Coliseum Alfonso Pérez.

Ahora, pese a que toda la plantilla y su entrenador no quieren ni oír hablar de la palabra Europa, ésta queda a pocos pasos y no quieren perder la oportunidad de engancharse a unas posiciones que perdió de vista desde la jornada catorce, cuando ocupó la sexta plaza después de vencer al Málaga.

Ese es el lugar al que podría acercarse el Getafe, que para ganar al Zaragoza tendrá que sortear la baja del sancionado Xavi Torres. Su puesto en el centro del campo se lo rifan Miguel Marcos Madera "Míchel" y el argelino Mehdi Lacen. Uno de los dos acompañará a Borja Fernández.

El resto del equipo titular será el mismo que derrotó al Mallorca. Luis García no ha recuperado a ninguno de sus lesionados. Junto a Xavi Torres, no podrán jugar Juan Rodríguez, José Manuel Jiménez "Mané", Ángel Lafita y Paco Alcácer. Vuelve el central Rafael López, ausente por motivos técnicos la pasada jornada, y Alberto Lopo, por esas misma causas, se queda fuera de la lista.

Para el Zaragoza, los dos puntos que le separan del descenso que marca el Celta ya entrañan un tremendo peligro que podría conducirle al final de esta misma jornada a la inesperada situación, sobre todo después de haber hecho los deberes en la primera vuelta, de estar en la zona roja de la tabla.

Los veintidós puntos con los que cerró el equipo aragonés el 2012 apenas se han visto engordados con únicamente tres empates que han provocado que la ventaja con sus perseguidores mengüe, sobre todo cuando ellos logran la victoria.

"Debemos empezar a ganar ya", es una de las consignas esgrimidas por los zaragocistas, que regresan al escenario donde, con el respaldo de más de doce mil seguidores, hace algo menos de un año la pasada temporada certificaron definitivamente el milagro de una permanencia sobre la que muchos habían dudado.

Como viene siendo habitual las últimas semanas, el entrenador Manolo Jiménez ha recluido a puerta cerrada a sus jugadores en las instalaciones de la Ciudad Deportiva y en el estadio de La Romareda lejos de los focos y miradas de todo el mundo en busca de un sosiego necesario para poder llevar a cabo su tarea.

Por fin el técnico sevillano, salvo contratiempo de última hora, parece que podrá contar con el cuarteto en la línea defensiva por el que tanto suspira, con Sapunaru, Álvaro, Loovens y Abraham, y que por razones de toda índole le ha sido imposible alinear en las últimas jornadas.

Entre las ausencias del equipo maño destacan la del malagueño Antonio Galdeano 'Apoño' que será sustituido con probabilidad por el serbio Stefan Babovic, además de Roberto Jiménez en la portería que sigue recuperándose del fuerte golpe lumbar que le impidió jugar ante el Valencia que dejará el cuidado de los palos al joven Pablo Alcolea que ya dejó buenas sensaciones ante los valencianistas tras entrar por el expulsado Leo Franco.

-- Alineaciones probables:

Getafe: Moyá; Miguel Torres, Fede, Alexis, Escudero; Borja, Lacen; Pedro León, Abdel Barrada, Diego Castro; Colunga.

Zaragoza: Alcolea; Sapunaru, Álvaro, Loovens, Abraham; Movilla, José Mari, Babovic; Rochina, Montañés; y Postiga.

Árbitro: Muñiz Fernández (Comité Asturiano).

Estadio: Coliseum Alfonso Pérez.