Telefónica cerró 2012 con un beneficio neto de 3.928 millones de euros (unos 5.160 millones de dólares), un 27,3 % menos que un año antes, tras realizar saneamientos por 2.536 millones.

Sin este efecto, la ganancia habría crecido un 19,6 %, hasta los 6.465 millones de euros, informó hoy la compañía a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

En estos 2.536 millones de euros se incluye el ajuste del valor sobre la participación de Telecom Italia y sobre Telefónica Irlanda y el efecto de la devaluación del bolívar venezolano. Sin estos saneamientos el beneficio hubiera sumado 6.465 millones frente a los 5.403 del año precedente.

Los ingresos del grupo fueron de 62.356 millones de euros, un 0,8 % menos que en 2011 y su Oibda (resultado operativo bruto antes de amortizaciones) creció un 5,1 % hasta 21.231 millones de euros.

Esta multinacional cerró 2012 con 316 millones de clientes, un 3 % más que en el año anterior, de los que 247 millones eran de telefónica móvil (un 4 % más), 52,8 millones, de banda ancha móvil (38 % más) y 18,6, de banda ancha (3 % más).

El año pasado Telefónica Latinoamérica superó por primera vez el negocio del grupo en Europa al llegar a los 30.520 millones frente a los 29.995 del Viejo Continente, y en el cuarto trimestre aportó ya más del 50 % de los ingresos del grupo.

En 2012 Telefónica redujo su deuda financiera en más de 5.000 millones de euros hasta 51.259, lo que situó su ratio en 2,36 veces el oibda.

Su inversión se elevó a 9.458 millones, un 7,5 % menos, excluyendo compras del espectro radioeléctrico. El 81 % de estas inversiones se destinó a proyectos de crecimiento y transformación.