La crisis humanitaria de Siria está fuera de control pues el número de refugiado sigue aumentando y aún no se materializan muchas promesas de financiación para ayudar a aliviar su sufrimiento, denunció el jueves la organización caritativa Oxfam

El grupo con sede en Gran Bretaña dijo en un comunicado que el "peor escenario" contemplado por Naciones Unidas, de más de un millón de refugiados fuera del país en junio, podría alcanzarse antes, en cuestión de semanas.

Alrededor de 5.000 nuevos refugiados huyen de Siria diariamente a países vecinos, como Jordania, Líbano y Turquía — un aumento del 36% en comparación con las cifras de diciembre de 2012, advirtió el director de Oxfam para la crisis humanitaria de Siria, Francis Lacasse, citado en el comunicado.

El aumento impone una "carga masiva" a estos países, con el potencial de "socavar la estabilidad en la región", advirtió.

"La crisis humanitaria se agrava día a día, dejando a las agencias en problemas para dar la ayuda que se necesita desesperadamente", dijo Lacasse.

Agregó que sólo se ha recibido el 20% de los 1.500 millones de dólares prometidos por Estados Unidos, otros países occidentales y los países del Golfo Pérsico durante una conferencia de naciones donantes el mes pasado en Kuwait.

Lacasse dijo que el dinero "se necesita urgentemente ahora" para permitir que los organismos humanitarios sigan otorgando servicios básicos, como alimentos, agua y refugio al creciente número de refugiados.

Un portavoz de la oficina del gobierno de Jordania para los refugiados sirios, Anmar Hmoud, dijo que el país ha dado asilo a 418.529 refugiados sirios. La ONU dijo que el número podría ascender a medio millón a finales de marzo.

Líbano alberga 317.229 refugiados sirios, a pesar de recursos bajos. La ONU dice que en la región hay alrededor de 925.000 sirios desplazados.