El Grupo Chrysler anunció hoy que invertirá 374 millones de dólares en varias plantas norteamericanas para aumentar la producción de transmisiones de ocho y nueve velocidades, lo que creará 1.250 puestos de trabajo.

Estas transmisiones permiten que los automóviles tengan un consumo de combustible más reducido y están empezando a ser adoptadas por los principales fabricantes.

El Grupo Chrysler, formado por las marcas Chrysler, Dodge, Jeep y Ram, ya está instalando transmisiones de ocho velocidades en los nuevos modelos del Jeep Grand Cherokee y Dodge Charger, tanto con motores diesel como de gasolina.

La inversiones anunciadas hoy por el Grupo Chrysler, que está bajo control de Fiat, se concentrarán en Indiana (Estados Unidos), lo que convertirá a la región en el mayor centro de producción de transmisiones del mundo.

El presidente del Grupo Chrysler y Fiat, Sergio Marchionne, dijo que el dinero se destinará a la planta de transmisiones de Kokomo, que recibirá 212 millones de dólares y añadirá 400 empleos, y la planta de Tipton, con 162 millones de dólares y 850 puestos.

"Nuestras inversiones en Kokomo y Tipton son un tributo al carácter de los hombres y mujeres de Chrylser que sobrevivieron a la casi desaparición y han aceptado el desafío de construir una empresa que es capaz de competir con las mejores del mundo", dijo Marchionne a través de un comunicado.

El tercer fabricante estadounidense de automóviles dijo que las obras de ampliación de Kokomo empezarán en el segundo trimestre de este año lo que permitirá instalar nuevos equipos en el último trimestre de 2013. Kokomo producirá transmisiones de ocho y nueve velocidades.

Por su parte, la planta de Tipton empezará a producir transmisiones de nueve velocidades en el primer trimestre de 2014.

Desde junio de 2009, el Grupo Chrysler ha invertido alrededor de 5.200 millones de dólares en Estados Unidos.