Castel Gandolfo, el poblado donde Benedicto XVI está pasando sus últimas horas como papa y las primeras como el primer pontífice en 600 años que se jubila, es uno de varios poblados de castillos conocidos como los "Castelli", ubicado a menos de una hora en automóvil desde Roma.

Asentada en las Colinas de Albano, al sureste de Roma, es un área de origen volcánico. Uno de los viejos cráteres de volcán se convirtió en el Lago Albano, entre cuyas orillas está la pequeña localidad de Castel Gandolfo.

El volcán ya no está activo, pero el área de Castelli es una zona sísmica con movimientos telúricos generalmente leves que no ocasionan daños. El rico suelo volcánico ayuda a producir vinos blancos de precio razonable que son los favoritos en las tabernas locales, así como en restaurantes de Roma.

El poblado es más antiguo que el cristianismo. Los terrenos de la residencia papal incluyen ruinas de una villa imperial romana, la cual se asentó en el sitio de templos antiguos construidos muchos siglos antes de que los antiguos romanos llegaran a ponerle el ojo a las frescas brisas frescas y paisajes

El sitio papal, propiedad del Vaticano que goza de extraterritorialidad, incluye una granja en funciones. Se sabe que las cafeterías del pueblo sirven leche de las vacas de la granja.

___

Frances D'Emilio está en Twitter como: http://twittter.com/fdemilio