La UEFA decidió que Didier Drogba no tenía impedimento legal para jugar por Galatasaray la semana pasada en los octavos de final de la Liga de Campeones.

La comisión disciplinaria de la UEFA rechazó la querella que radicó Schalke después que el delantero marfileño jugó en el empate 1-1 en Estambul.

Schalke puso en duda la situación legal de Drogba, que fue transferido en enero de Shanghai Shenhua al club turco.

El equipo chino radicó una querella ante la FIFA por incumplimiento de contrato. Drogba alega que no le pagaron el salario.

La FIFA autorizó provisionalmente a Drogba a jugar mientras se dilucida su caso legal.

El partido de vuelta es el 12 de marzo.