Al menos seis funcionarios del ministerio de Defensa afgano y un civil resultaron heridos hoy cuando un insurgente detonó junto a un autobús oficial en Kabul la carga explosiva que portaba en su chaleco, según dijo a Efe una fuente policial.

El atentado se produjo hacia las 07.10 hora local (02.40 GMT) en el área de Pul-e-Surkh, situada en el oeste de la capital afgana, y según el jefe de la policía local, Hazrat Usain, el atacante suicida murió tras la explosión.

Uno de los portavoces talibanes, Zabiulá Muyahid, reivindicó la autoría talibán del ataque y aseguró que el suicida, que logró entrar en el autobús, mató e hirió a varios funcionarios afganos, de acuerdo con la agencia local AIP.

Los talibanes recurren con frecuencia a exagerar el número de bajas que causan a las tropas internacionales y afganas en su lucha por derrocar al Gobierno afgano y lograr así la salida inmediata del país de los soldados extranjeros.

Las tropas de la misión de la OTAN (ISAF) comenzaron a mediados de 2011 a retirarse gradualmente de Afganistán y transferir la competencia de la seguridad al Ejército y Policía afganos.

Este proceso debe concluir en 2014, si se cumplen los plazos previstos.