El ministro francés del Presupuesto, Jérôme Cahuzac, consideró hoy que los países con un gran volumen de deuda de la zona euro deben reducir sus números rojos "pero con discernimiento", y justificó así que su gobierno se resista a nuevos ajustes para este año.

"Los países que se han endeudado demasiado como Italia, España o Francia (...) tienen que proceder a un desendeudamiento pero con discernimiento", declaró Cahuzac en una entrevista a la emisora de radio "RTL".

Precisó que en el caso de Francia, con un nivel de endeudamiento en torno al 90 % de su Producto Interior Bruto (PIB), se deben hacer "esfuerzos que hay que hacer con discernimiento, algo que (Mario) Monti probablemente no ha hecho en Italia".

Aludía así a una de las enseñanzas que a su juicio hay que sacar de los comicios italianos, en concreto sobre los riesgos de unos ajustes rápidos y pronunciados.

Preguntado sobre si los resultados de esas elecciones anuncian una nueva crisis del euro, el ministro francés respondió que "una crisis del euro no. Es una crisis política lo que amenaza a Italia por razones institucionales" dado que el centroizquierda ha conseguido una mayoría suficiente en la Cámara de diputados pero no en el Senado.

Según Cahuzac, el voto de los italianos pone en evidencia que "Francia tenía razón al pedir a los alemanes un presupuesto (europeo) de relanzamiento".

Argumentó que mientras en el pasado el proyecto europeo "era protector, entusiasmante, se ha convertido en un proyecto punitivo, represivo, encarnado por Mario Monti".

Frente a esa deriva, el responsable del Presupuesto se mostró convencido de que "tenemos razón en Francia en 2013 de no pedir esfuerzos suplementarios" en forma de recorte del gasto público o de aumento de los impuestos, pese a que no se vaya a lograr el objetivo de reducir el déficit al 3 % del PIB.

El Gobierno francés anunció la semana pasada, tras la publicación por la Comisión Europea de sus nuevas previsiones económicas -que son peores que las presentadas a finales de 2012-, que va a pedir un retraso de un año, hasta 2014, de la meta para alcanzar ese 3 % de déficit.