Los representantes del Movimiento de Países No Alineados que forman parte del Consejo de Seguridad de la ONU expresaron hoy su preocupación por la muerte de un preso palestino en Israel y pidieron una investigación "imparcial".

"Expresamos nuestra grave preocupación por la muerte de Arafat Yaradat, tomamos nota de los resultados preliminares de la autopsia y pedimos una investigación imparcial de este trágico incidente", afirmó ante la prensa el embajador paquistaní, Masood Khan.

En representación de Guatemala, Marruecos, Togo y Ruanda -los otros cuatro países de NOAL con asiento rotatorio en el Consejo-, el embajador de Pakistán expresó también su preocupación por la crisis de los presos palestinos que llevan varios meses en huelga de hambre en cárceles israelíes.

Los países no alineados del Consejo de Seguridad de la ONU se pronunciaron hoy sobre la situación de los presos palestinos después de que en las últimas horas fracasara un proyecto de resolución patrocinado por Marruecos debido a la oposición "de algunos países", según Khan, que evitó mencionar sus nombres.

"La deteriorada situación de salud de los presos en huelga de hambre pone sus vidas en un riesgo inminente que obliga a una solución humanitaria urgente", añadió el embajador paquistaní, que hizo un llamamiento para "frenar la escalada de violencia" en el terreno y el cese de "todas las provocaciones".

Arafat Yaradat falleció el pasado 23 de febrero en un centro de detención israelí y los palestinos atribuyen su muerte a malos tratos de los agentes del Shin Bet (servicio secreto interior), mientras que su familia rechazan la tesis israelí de que murió de un ataque al corazón.

La muerte de Yaradat ha avivado las protestas en Cisjordania y se suman a las que se vienen registrando en las últimas semanas en toda la franja como muestra de solidaridad con cuatro presos que se encuentran en huelga de hambre desde hace meses para protestar por su detención.

Mientras, la ONU afirmó este martes estar "muy preocupada" por el lanzamiento de un cohete disparado desde la franja de Gaza contra Israel, el primero desde la tregua decretada en noviembre pasado, sin que causara víctimas, pero sí daños de poca cuantía en una carretera.

Se trata del primer ataque palestino de este tipo desde que las milicias de Gaza e Israel alcanzaron en noviembre pasado un acuerdo de alto el fuego con la mediación de Egipto después de los enfrentamientos armados de la operación militar israelí "Pilar Defensivo".