La bolsa española intentaba en la apertura recuperar parte de las pérdidas de la víspera y su principal indicador, el IBEX 35, rebotaba un 0,41 % hasta superar los 8.000 puntos.