El Parlamento esloveno vota hoy una moción de censura apoyada por una mayoría opositora contra el Gobierno del primer ministro, el conservador Janez Jansa, acusado de prácticas corruptas.

Se espera la caída del Ejecutivo, que contaría solo con el voto de 30 de los 90 diputados, pues ha perdido a la mayoría de sus socios de coalición por la negativa de Jansa a dimitir después de que en enero fuera acusado de serias irregularidades por una comisión anticorrupción estatal.

La moción la presentó el viernes la opositora Eslovenia Positiva (PS, centro izquierda), que cuenta con el apoyo de los Social-Demócratas (SD), y dos partidos menores que abandonaron la coalición en el poder, la Lista Cívica (DL) y el Partido de los Jubilados (DeSUS).

El PS espera la formación de un nuevo gobierno dirigido por la presidenta de la formación, Alenka Bratusek, experta en finanzas, de 42 años.

Bratusek tiene dos semanas para presentar su gabinete al Parlamento y en ese período debe conciliar posturas bastante incompatibles entre los futuros socios de la coalición respecto a la política económica.

La apertura de la sesión parlamentaria está prevista para las 09.00 GMT y se prevé que la votación de la moción tenga lugar bien entrada la noche, tras un largo debate.

La "moción de censura constructiva", que supondrá probablemente la caída de Jansa solo un año después de su llegada al poder, incluye la propuesta para el nombramiento de Bratusek como nueva jefa del Ejecutivo, lo que evitaría elecciones anticipadas.

El centroizquierda, que tiene 38 de los 90 escaños del Parlamento, ha criticado con dureza las reformas aprobadas por Janez Sustercic, líder del DL, y hasta enero ministro de Finanzas en el Ejecutivo de Jansa.

Sustercic ha advertido de que un fracaso en la creación del proyectado "banco malo" para asumir los activos "tóxicos" que lastran la economía del país, obligaría a la pequeña nación a pedir un rescate financiero.