Dos funcionarios fueron enviados a una zona selvática para informarse del paradero de una pareja de jóvenes aventureros estadounidenses, que según las autoridades peruanas se encuentran bien, pero sus familiares que consideran que están desaparecidos lo que generó una rápida movilización del gobierno por el temor de que sea puesta en duda la seguridad de los turistas y se vea afectado el flujo de visitantes al país.

El ministro de Comercio Exterior y Turismo, José Luis Silva, aseguró que los jóvenes, Garrett Hand y su novia Jamie Neal, ambos de 25 años, y naturales de California, se encuentran surcando el río Napo, tributario del Amazonas, con rumbo a Ecuador, y que han sido vistos recientemente por varios lugareños. Los familiares de los jóvenes habían denunciado su desaparición, e insistieron el miércoles que "hasta que nuestras familias no vean sus rostros y escuchen sus voces, ellos continuarán desaparecidos".

Miguel Antezana, vocero del ministerio, dijo a la AP el miércoles que dos funcionarios fueron enviados a la ciudad de Iquitos, región de Loreto, para que de allí partan en una aeronave hasta dar el alcance a los turistas y obtener la prueba de que están sanos y salvos.

Hand y Neal, quienes partieron de su país para hacer un viaje de aventura en bicicleta por Sudamérica, no se habían comunicado con sus familiares ni amigos desde el 25 de enero mientras viajaban por Perú, lo que hizo suponer a éstos lo peor, sobretodo luego que la embajada estadounidense en Lima alertó a mediados de febrero a sus ciudadanos sobre la posibilidad de secuestros en Cusco, ciudad donde estuvieron los jóvenes hasta antes de perder contacto.

Los familiares abrieron una página en Facebook "Desaparecidos en Perú Garrett Hand and Jamie Neal" y aparecieron en un programa de televisión de gran audiencia de la cadena televisiva ABC de su país denunciando la supuesta desaparición.

El ministerio de Comercio Exterior y Turismo al tomar conocimiento del caso pidió a la Policía Nacional dar con el paradero de los jóvenes.

La AP obtuvo algunos testimonios que indican que los jóvenes turistas se encontrarían bien.

Belinda Bueno, que regenta junto con su madre la casa de hospedaje para turistas mochileros Begonia en Iquitos, dijo que Hand y Neal estuvieron alojados ahí entre el 10 y 16 de febrero y que desde el comienzo hablaban de sus planes de viajar a Ecuador por una ruta diferente del circuito turístico.

Begonia está vinculada con una comunidad espiritual de nombre Arco Iris Base Amazónica, adonde van los visitantes interesados en realizar retiros espirituales y purificaciones en base a alimentación especial de tipo vegetariano, dijo Bueno.

"(No tuvieron) ningún problema, nunca se han emborrachado, ni han hecho escándalos, ni se han ido a fiestas, chicos bien tranquilos, una pareja bien linda", comentó. "Todos los chicos que han compartido con ellos han dado razón a la policía de Iquitos que sí han estado hospedados acá".

Los jóvenes habrían decidido ir a Ecuador navegando el río Napo, pues días después fueron vistos en varias localidades ribereñas de la región.

El comisario de la localidad de Santa Clotilde, superior Carlos Chávez, dijo a la AP que los estadounidenses estuvieron el martes a la localidad de Angoteros, y estimó que este miércoles estarán llegando al puesto fronterizo Cabo Pantoja. Indicó que los estadounidenses viajan en una embarcación pequeña típica de la selva, llamada "peque-peque", larga y delgada con un pequeño motor y van acompañados de un ciudadano italiano y el conductor de la embarcación.

Chávez contó que los turistas californianos pasaron por Santa Clotilde el 21 de febrero y pernoctaron en la casa de una lugareña que les dio hospedaje y comida, y que los identificó plenamente cuando la policía le mostró fotografías de los jóvenes.

Señaló que luego también fueron vistos en la localidad de Campo Serio, donde los apus (gobernadores de las comunidades nativas) les contaron que la policía los buscaba como supuestos desaparecidos, lo que, dijo, incomodó a los jóvenes.

"Ellos se han molestado porque están tergiversando las cosas, ellos (han dicho que) están sin novedad, tranquilos, muy felices, eso es lo que dijeron ellos ahí", dijo Chávez.

"El Napo es una zona muy tranquila, está controlada tanto por la policía, el ejército, y la marina, y no se han registrado en años incidentes por acá", aseguró.

Perú es muy sensible ante las noticias que involucran a turistas extranjeros, por el temor de que se vea dañada su imagen y mermen las llegadas de visitantes al país, cuna del Imperio Inca, y poseedor de numerosos monumentos arqueológicos de fama mundial como la ciudadela inca de Machu Picchu.

El alerta dado por la embajada de Estados Unidos sobre posibles secuestros de ciudadanos estadounidenses molestó sobremanera al gobierno, que expresó su queja a Washington por vía diplomática, y está a la espera de una respuesta, dijo recientemente el canciller Rafael Roncagliolo.

Según cifras oficiales, en 2012 visitaron Perú 2.846.000 turistas, lo que representó ingresos al país por 3.229 millones de dólares.