El gobierno del presidente Juan Manuel Santos propuso el miércoles instalar una mesa de diálogos con los cultivadores de café, en paro indefinido desde el lunes, pero sólo cuando los manifestantes levanten bloqueos viales que mantienen en algunos puntos del país.

El anuncio fue hecho por los ministros de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, y el del Interior Fernando Carrillo en una breve declaración ante reporteros en la casa de gobierno y luego de reunirse con el presidente.

"Esperamos pues que apenas se den los desbloqueos nos podamos sentar en la mesa" de diálogos, dijo el titular del Interior.

Los cultivadores de café, al menos 560.000 familias en todo el país, comenzaron el lunes una huelga indefinida reclamando ayudas para su sector como fijar un precio mínimo de 800.000 pesos (unos 443 dólares) por "carga" de café, o el equivalente a 125 kilos, que es la unidad básica de venta. Actualmente esa carga se paga a unos 500.000 pesos (unos 277 dólares) y los cultivadores dicen que están produciendo a pérdidas debido al alza en los precios en los últimos años de insumos como combustible, entre otros.

El café es el principal producto agrícola de exportación colombiana, así como uno de sus productos bandera, y ha sufrido en los últimos años embates en el país como fuertes temporadas de lluvias y un fortalecimiento de la moneda colombiana frente al dólar.