El Gobierno canadiense defendió hoy la reforma del Senado del país y rechazó las peticiones del principal partido de la oposición de eliminar la Cámara alta en medio del creciente escándalo sobre los gastos de los senadores.

El ministro del Tesoro de Canadá, Tony Clement, dijo hoy que "hay un proceso por el que se están realizando auditorías completas y tenemos que dejar que el proceso continúe".

"Creemos en responsabilidad y transparencia. Somos el único partido con un plan de reforma factible para el Senado y que ofrece más responsabilidad de las acciones de los senadores en el futuro" añadió Clement.

El principal partido de la oposición, el socialdemócrata Nuevo Partido Democrático (NPD), ha solicitado en los últimos días la abolición del Senado canadiense en medio de un creciente escándalo sobre los gastos de los senadores, la forma en que son elegidos y su falta de transparencia.

El Gobierno del primer ministro canadiense, Stephen Harper, ha rechazado las demandas de abolición del Senado.

El Senado se ha visto obligado a solicitar una auditoría de los gastos reembolsados a varios senadores después de que se hiciese público que al menos cuatro de ellos han recibido decenas de miles de dólares al año por residencia y gastos de viaje que no les correspondían.

Los senadores canadienses representan las provincias y territorios del país y aquellos cuya principal residencia se encuentra a más de 100 kilómetros de Ottawa, tienen derecho a recibir reembolsos por gastos de viaje y vivienda en la capital canadiense.

Los senadores son nombrados directamente por el primer ministro del país y varios de los senadores acusados de fraude han sido colocados en la Cámara alta por el actual gobernante, Stephen Harper, quien llegó al poder en 2006 prometiendo que no nombraría senadores.

Harper y el gobernante Partido Conservador han indicado que quieren que los senadores sean elegidos por los electores de las provincias.

Pero desde 2006, Harper ha nombrado 58 de los 105 senadores de la Cámara alta, más que ningún otro primer ministro en la historia del país, y todos conservadores.

Uno de los senadores nombrados por Harper, Patrick Brazeu, el senador más joven del país con 38 años, fue arrestado el pasado 7 de febrero y está acusado de atacar a una mujer y agresión sexual.

Brazeau también es uno de los senadores acusados de recibir de forma ilegal decenas de miles de dólares en gastos de viaje y residencia a pesar de vivir en Ottawa.