El ministro de Desarrollo, Industria y Comercio Exterior de Brasil, Fernando Pimentel, afirmó hoy que las inversiones nacionales y extranjeras en la economía del país sumarán unos 1,9 billones de dólares hasta 2016.

El ministro participó en una reunión del Consejo de Desarrollo Económico y Social, que integran diversos organismos del Gobierno y representantes de grandes empresas, en la que afirmó que 2013 será "un año con un fuerte crecimiento de las inversiones".

Las previsiones de inversión incluyen a los sectores público y privado, así como a empresas tanto nacionales como extranjeras, y se apoyan, según Pimentel, en proyecciones del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES).

En el caso de las inversiones extranjeras, el Gobierno prevé que se mantendrán entre 65.000 y 70.000 millones de dólares anuales, la misma media que han tenido en los últimos años.

El grueso de las inversiones esperadas provendrá del sector público e implica ambiciosos planes para la construcción o mejora de aeropuertos, puertos, carreteras y otras infraestructuras, que el Gobierno anunció el año pasado y comenzarán a ser ejecutados durante 2013.

Pimentel sostuvo que, mientras los flujos de inversiones se han reducido en todo el mundo como consecuencia de la crisis global, en Brasil "el proceso es diferente" y no se registra una retracción de los capitales.

"Brasil se ha tornado más atractivo para la inversión extranjera directa" y además cuenta con instrumentos financieros "poderosos", como el citado BNDES y otros organismos financieros del ámbito estatal, afirmó.

Según sostuvo Pimentel, existen encuestas hechas entre empresas multinacionales, en las cuales Brasil aparece como el tercer mejor destino para la inversión extranjera por detrás de China y Estados Unidos.

En opinión del ministro, ese atractivo "debe ser convertido en una avalancha para el crecimiento" económico, que el año pasado se calcula que fue cercano al 1 por ciento, pero que para 2013 se prevé que repuntará hasta una tasa superior al 3 por ciento.