El arzobispo panameño, José Domingo Ulloa, pidió hoy a los católicos "vivir en paz y en oración" la histórica renuncia de Benedicto XVI al papado a partir de mañana y resaltó la valentía del pontífice al "reconocer sus limitaciones".

"Este es un momento histórico" para el mundo católico, "tenemos que vivirlo en paz, en confianza y sobre todo en oración", declaró Ulloa a la televisión local desde Roma.

La renuncia de Benedicto XVI, que argumentó "falta de fuerzas" para seguir al frente de la Iglesia, "no ha sido entendida por mucha gente, que no lo ha entendido desde el punto de vista de la fe", añadió el arzobispo panameño.

El papa fue capaz de "reconocer su limitación" y ese es "uno de los actos más hermosos" que hay, opinó Ulloa, quien señaló que la Iglesia estará "mañana en oración, pidiendo al Señor por quien será el nuevo papa y en agradecimiento a Benedicto XVI".

La Iglesia católica panameña no ha organizado actos especiales para mañana, cuando se hará efectiva la renuncia del papa.

Benedicto XVI, de 85 años y quien el pasado 11 de febrero sorprendió al mundo al anunciar su renuncia a partir de mañana, ofreció este miércoles su última audiencia general en la Plaza de San Pedro ante unas 200.000 personas.

Por otra parte, Ulloa anunció que el próximo domingo los panameños han sido convocados a celebrar con una gran misa a cielo abierto los 30 años de la visita del beato Juan Pablo II al país centroamericano.

La misa tendrá lugar en las afueras de la capilla levantada en honor a Juan Pablo II, en un sector del oeste de la capital panameña, precisó por su parte el portavoz católico, Rómulo Aguilar.