El consejero delegado de Apple, Tim Cook, expresó hoy su confianza en la estrategia a largo plazo de la empresa a pesar de la decepción que supone la bajada en el precio de sus acciones, según detalló durante la junta de accionistas celebrada hoy en Cupertino (California, EE.UU.).

Los accionistas, tal y como estaba previsto, votaron la reelección de los ocho miembros de la junta directiva de la compañía, incluida la de Andrea Jung, la única mujer del grupo, que se vio obligada a renunciar a su puesto como consejera delegada de Avon el año pasado y ahora ejerce como asesora para la marca de productos de belleza.

Los accionistas principalmente querían saber la posición oficial de Cook acerca de la bajada del precio de las acciones en la Bolsa, que ha descendido un 37 por ciento desde que alcanzara su pico hace unos meses.

"A mí tampoco me gusta", admitió Cook, quien recalcó que Apple se centra en su estrategia a largo plazo y en fabricar los mejores producto posibles, para lo cual sus trabajadores se están esforzando más que nunca. "Tenemos algunas cosas fantásticas en cartera", añadió sin dar detalles, como es habitual.

Además indicó que 2012 fue "la madre de todos los años" en cuanto a lanzamientos de productos, momento que aprovechó para señalar el uso diario que hace del Retina MacBook Pro de 13 pulgadas.

En enero las acciones del gigante tecnológico subieron más de un 4 por ciento en bolsa y reconquistaron los 500 dólares cada una, con lo que recuperaron parte del terreno que llevaban perdido debido al miedo al descenso de la demanda del iPhone 5, pero desde entonces esa situación ha vuelto cambiar.

La caída se produjo después de que el diario The Wall Street Journal publicara que la entidad redujo los pedidos de componentes para la fabricación del iPhone 5 debido al descenso de la demanda de su último modelo de teléfono inteligente.

En concreto, los pedidos de pantallas para el iPhone 5 realizados durante el primer trimestre de este año por la firma de Cupertino (California) fueron cerca de la mitad de lo que tenía previsto, según las fuentes citadas por el rotativo.

Apple informó a sus proveedores de estos recortes en sus pedidos el mes pasado, lo cual indica, según el diario, que las ventas del nuevo iPhone no han sido tan sólidas como había previsto y que su demanda puede estar debilitándose debido a la competencia de otras firmas como Samsung.

Al término de la conferencia de hoy, las acciones de Apple habían descendido más de siete dólares hasta situarse en 441, muy lejos de su máximo histórico de 705 dólares por título en septiembre.