La juez militar encargada del proceso previo al juicio contra el soldado Bradley Manning por filtrar secretos a Wikileaks denegó hoy la petición de la defensa de que se retiraran los cargos contra su cliente por el largo tiempo que ha pasado en prisión pendiente de juicio.

La coronel Denise Lind no aceptó la moción presentada por el defensor David Coombs de que Manning no ha tenido acceso a un juicio rápido y su proceso se retrasó desde su detención en mayo de 2010 hasta febrero de 2012, cuando comenzaron las vistas preparatorias.

Según la ley militar, el proceso judicial para un acusado debe comenzar no más tarde de 120 días desde que se presentan cargos, aunque se pueden dar excepciones en casos, que como este, impliquen el acceso a información clasificada.

Desde su detención hasta la presentación de los 22 cargos de los que se acusa a Manning, entre ellos ayuda al enemigo, el soldado pasó 635 días en reclusión.

No obstante, la juez Lind considera que los retrasos en el caso de Manning, sospechoso de la mayor filtración de secretos de la historia de Estados Unidos, han sido los razonables, en un procedimiento tan complejo como éste.

El pasado fin de semana se cumplieron 1.000 días desde el arresto de Manning, de 25 años, y se espera que su juicio comience en el mes de junio.

Este jueves Manning podría aceptar declararse culpable de 10 de los 22 cargos de que se le acusa, pero rechazaría su culpabilidad en el de ayuda al enemigo, el más grave.

En caso de que solo se le acabe declarando culpable de esos diez cargos se enfrentaría a una pena de 20 años de cárcel frente a la cadena perpetua que pide la fiscalía.

Manning supuestamente filtró cientos de miles de documentos de las guerras en Afganistán e Irak y cables diplomáticos a WikiLeaks, que la acusación indica que pudieron ser útiles a Al-Qaeda, lo cual constituiría la base para sostener el cargo de ayuda al enemigo.

La defensa ha conseguido pequeñas victorias a favor de Manning, como el recorte de su pena en 112 días por haber sido confinado ilegalmente en la prisión de Quatico (Virginia), donde estuvo recluido hasta que en abril de 2011 fue transferido a la cárcel militar de Fort Leavenworth (Kansas).