El comando militar de la coalición en Afganistán emitió un informe incorrecto en el que afirmaba que los ataques del Talibán disminuyeron el año pasado, por lo que se prepara para publicar uno corregido que podría socavar sus afirmaciones de que ese grupo extremista se encuentra en un declive pronunciado.

Tras hallar lo que llamaron errores de oficina, las autoridades militares en Kabul dijeron el martes que el descenso del 7% en los "ataques iniciados por el enemigo" durante el período de enero a diciembre de 2012 reportado el mes pasado será corregido para mostrar que no hubo cambios en la cantidad de agresiones en ese lapso.

La cifra de 7% había sido incluida en un informe difundido en el sitio de la coalición en internet hasta que fue retirada recientemente sin que se explicara el porqué. Después que The Associated Press preguntó la razón por la que fue retirada, las autoridades militares dijeron que estaban corrigiendo los datos y los publicarían de nuevo.

"Durante una verificación de control de calidad, la ISAF se percató recientemente que algunos datos fueron introducidos en forma incorrecta a la base de datos que se emplea para llevar un seguimiento de los incidentes relacionados con la seguridad en todo Afganistán", indicó Jamie Graybeal, portavoz de la coalición encabezada por Estados Unidos, cuyo nombre oficial es Fuerza Internacional de Asistencia en Seguridad (ISAF, por sus siglas en inglés).

Según Graybeal, una auditoría posterior determinó que algunos de los datos de las operaciones militares afganas unilaterales no estaban "reflejados adecuadamente" en las tendencias que la ISAF había reportado en sus actualizaciones mensuales sobre la seguridad y la violencia.

"Tras incluir esta información unilateral de las ANSF (siglas en inglés de las Fuerzas Afganas de Seguridad Nacional) en nuestra base de datos, hemos determinado que no hubo cambios en la cifra total de (ataques iniciados por el enemigo) de 2011 a 2012", informó Graybeal.

"Este fue un error en el registro de datos que reconocimos y ya hemos corregido", agregó.

La coalición llama ataques iniciados por el enemigo a las agresiones cometidas con armas cortas, morteros, cohetes y dispositivos explosivos improvisados, pero no incluye estos dispisitivos hallados y desactivados antes de que estallen.

Las tendencias en los ataques del Talibán sólo son una de las formas que utiliza la ISAF para medir los avances en la guerra. Otras incluyen el estado de la seguridad en áreas pobladas, la cantidad de fallecimientos de miembros de la coalición y de afganos, el grado en que los civiles pueden desplazarse con libertad y el desempeño de las fuerzas de seguridad de Afganistán.

Graybeal dijo que, a pesar de que los ataques del Talibán en 2012 no variaron en comparación con 2011, "nuestra evaluación de los datos fundamentales del avance de la campaña no ha cambiado. El enemigo está cada vez más apartado de la población y en la actualidad las ANSF encabezan la gran mayoría de las operaciones compartidas".