El presidente de EE.UU., Barack Obama, afirmó hoy que los recortes del gasto público que entrarán en vigor a partir del viernes si el Congreso no lo evita debilitarán la recuperación económica del país y su capacidad militar.

"Cuanto más se prolonguen esos recortes, mayor será el daño", alertó Obama durante una visita a un centro naval de Newport News (Virginia) que provee de buques y submarinos a la Armada estadounidense.

El Departamento de Defensa será uno de los más afectados si se aplican los recortes, valorados en más de 85.000 millones de dólares, y en el estado de Virginia, muy dependiente de la industria militar, se pueden perder "cientos de miles de empleos", según subrayó hoy el presidente.